24 marzo 2009

Apologetica catolica para el Salmo 137 y Num 31.

He encontrado algunas respuestas en el Folleto
"¿POR QUÉ LEER LA BIBLIA?
¿COMO DEBEMOS LEERLA?"
de Benjamin Martin Sanchez.
El autor se preocupa por la ignorancia religiosa, "el mal de nuestro tiempo. Los hombres, al parecer, desconocen que la Biblia encierra las verdades reveladas por Dios, y por eso apenas la leen". Esta preocupacion es la de la Iglesia, expresada por los Padres, los Papas y los Concilios. Dos ejemplos, la enciclica Divino Aflante: "...se puso por escrito todo y solo lo que Dios quería", y San Agustín: " lo que El quiso que nosotros leyeramos de sus hechos y dichos, esto es lo que hizó escribir a ellos, que le servían de manos".
Sobre la utilidad del Antiguo Testamento, que muchos cristianos, por ignorancia, se imaginan "que está anticuado, queriendo distinguir entre el Dios terible y celoso que allí aparece y el Dios todo bondad de la Nueva Ley",..."es preciso confesar que el Dios del A.T. y el Dios del N.T. es el mismo Dios siempre". Dios nos ama en toda la Biblia, "desde la primera a la ultima linea" y tanto nos ama que quiere que le temamos y temblemos, para que podamos salvarnos, y el frecuente uso de "los celos" de Dios hay que entenderlos provocados por ese amor, "exigente solo para hacernos felices". Es solo que nos ama "con un amor extremado".
La Biblia la escribió Dios "para que la entendamos", pero hay que acudir a "las notas explicativas" y a la interpretación del Magisterio, para evitar confusiones.Esa es la mision del folleto. Que se detiene en "ciertos pasajes biblicos que llaman más la atención".
El Salmo 137 y Numeros 31, llaman la atención. Para explicar este tipo de cosas, el capitulo:
"¿Como comportarnos ante ciertas dificultades biblicas?"
"Hemos de reconocer que no faltan textos que parecen dificiles..., presenta relatos inmorales, actos de crueldad, etc."
Los relatos inmorales se pueden leer, pero anotados, y sin buscarlos "para deleitarse en ellos". Según el autor, la Biblia "refiere sencillamente ciertos actos malos, pero sin aprobarlos". Leyendo el reparto de las niñas y virgenes, uno puede tener la impresión de que la Biblia sí lo aprueba; de hecho, Dios en persona habla, ordena y organiza el reparto.
"Los actos de crueldad: las imprecaciones"
Son: el deseo de venganza, en general; de alegría por la venganza, en particular; de desear la derrota del enemigo (los temas del Salmo 137: 8-9); de desear la propia muerte; y el desear haber sido abortado.
"¿Como se explican estas imprecaciones?"
- Los que desean el mal ajeno, no lo hacen por deseo de venganza personal, "condenada por Dios", sino "por celo de la honra divina" (como en Num 25). Toman la causa del pueblo de Dios como la causa de Dios, y a los enemigos de Su pueblo, como Sus enemigos.
- San Agustín cree que el mal no se desea a las personas "en concreto", sino al "reino del pecado", "en abstracto". Y el salmista no peca, porque no es él el que castiga, sino que es a "Dios al que le pide que castigue".
-"En las imprecaciones nunca se desea un mal espiritual, sino material o temporal", y para obtener un bien.
Son argumentos que no entiendo. Desear el mal al projimo por amor de Dios, en lugar de por amor propio.
El autor añade que "los orientales" exageran poeticamente, son "hiperbolicos", que "en Oriente hay expresiones"..."desconcertantes y muy atrevidadas". Y Dios escoje precisamente a esta gente con estas manera de expresarse para comunicarse con la humanidad. Dice que lo mismo que Dios Hijo se hizo debil carne humana, así Dios Padre tomó la debilidad de nuestro lenguaje.
Esto tampoco lo entiendo. El autor advierte que para entenderlo hay que leer la palabra como quien comulga: "sin discusiones, sin curiosidad...con rectitud de intención...con espiritú de fe, de humildad, de oración... sin mayor averiguación intelectual".
"Los actos de crueldad"
"Hay tambien en la Biblia actos de crueldad, como las guerras o ´anatemas´ de la conquista de Canaan, ordenados por Dios ... pero para juzgar de estas guerras es necesario atender a":
-"a las costumbres barbaras de aquella epoca", cosa muy dificil de entender, aunque lo admitieramos, ya que otros dioses, con todo y ser falsos, supieron escoger no ordenar cosas "barbaras", ni aunque el medio lo fuera.
-"a la idolatría", (pero la mayoría de las religiones no han ordenado exterminar a los "idolatras" de otras religiones).
-"a los vicios torpísimos de los cananeos", "y que Dios quería que desparecieran para que no corrompieran a su pueblo elegido" (?), "además, todo pecado es digno de castigo, y Dios, dueño de las vidas de los hombres, tiene derecho a castigar según justicia".
"Según justicia". Para entender esta dos palabras, necesitamos la cita de San Agustín que nos ofrece el folleto, a modo de Deus ex machina:
"Si hay algo que parezca absurdo ... tú no entiendes el pasaje"
Efectivamente.
[ Esta publicado por "Apostolado Mariano", Sevilla, 2002, con Licencia Eclesiastica, C/ Recaredo 44. En Barcelona, en librerias especializadas, la de la C/ Xuclà, p.e., que cada año, por Santjordi, pone mesa en las Ramblas. Material muy barato y muy valioso.)