03 diciembre 2009

La Madre de Dios.

Dios ordena matar madres.

Dios es bueno.

A Dios se le pagan Templos

para adorarlo

y
para comerselo.

A las Santas Narices de Dios
le es agradable
el olor y el humo de la carne churruscadita en los sacrificios.

No menos cierto que hubo sectores profeticos, tambien recojidos en el Canon biblico,
que desdeñaban los sacrificios y que priorizaban otras formas de entrega justicia y sumisión-adoración,
lo es tambien
que hay arrobas y arrobas de palabras inspiradas sobre el tema de los sacrificios gratos a las Narices.

Qué esa forma de culto y oración fuera sustituida por el cordero humano divino
no quita en nada la importancia
de que al Dios le pareciera que esa era la relación que le debían su pueblo amado y escogido,
unico conocedor,
entre todos los pueblos de la humanidad planetaria, durante la mayor parte de la existencia de la humanidad,
unico conocedor de la voluntad, personalidad, palabras, ordenes, Nombre de Dios.

Sacrificios de carne degollada y asada.

La Virgen María sacrificó animalitos a Dios por haber parido a Dios.

Mucha sangre.

Muchos bueyes, ovejas, carneros, palomas.
Niñas, niños, madres, virgenes.

Mucha sangre derramada en tierra como el semen de Onán.


Decía que los Templos se le construyen como escenario del altar donde el Dios es sacrificado y comido.

Los accidentes que albergan la substancia de la sangre y el cuerpo,
despues de digeridas,
se cagan.
Posted by Picasa