13 enero 2009

TRADUCCION CATOLICA DE SCIO, S.xix.




La traduccion que produjo la Iglesia Catolica Española en el S.XIX, para paliar los malos entendimientos a los que podía llevar la curiosidad de algunos, que no tenian bastante con el Catecismo.
Para ello el lector esta acompañado de notas explicativas que aclaran puntos dudosos.

El titulo de los capitulos y las notas son obra del traductor, fiel a la doctrina y a la tradicion, y censurado por la jerarquia, guardiana celosa del Magisterio.
Para ayudar a la comprension, el texto de latino de la Vulgata acompaña al hermoso y añejo castellano.
Lo que aparezca en cursiva, es añadido mio.


Capítulo XXXI.
"Los Madianitas por orden de Dios son pasados a cuchillo, y se reservan solo las doncellas. Los despojos se reparten igualmente entre los que combatieron y el pueblo."

1 Y habló el Señor a Moysés, diciendo:

2 -Venga primero á los hijos de Israel de los Madianitas, y después serás recogido á tu pueblo*.

3 Y en el mismo punto dijo Moysés :

-Armad para salir á la batalla algunos de vosotros, que puedan
ejecutar la venganza del Señor
sobre los Madianitas.
4 Elíjanse mil hombres de cada tribu de Israel que
sean enviados á la guerra.*

5 Y dieron mil dé cada tribu, esto es, doce mil de
tropa lijera para la pelea :

6 A los quales envió Moysés con Phinees hijo de Eleazár el Sacerdote,
y le entregó los vasos santos, y las trompetas para tocar.

7 Y habiendo combatido con los Madianitas y vencido,
mataron á todos los varones,

8 Y á sus Reyes Evi, y Recem, y Sur, y Hur, y Rebe, cinco Príncipes de la nación :
mataron también á cuchillo á Balaam hijo de Beór.

9 Y tomaron sus mugeres. y sus hijos,
y todos los ganados, y todos los muebles:
saquearon cuanto pudieron alcanzar :

10 Tanto las ciudades como las aldehuelas y castillos,
las consumió la llama.

11 Y llevaron el botín, y todo cuanto habian tomado
tanto de hombres como de bestias,

12 Y lo traxéron á Moysés, y á Eleazar el Sacerdote, y
á toda la multitud de los hijos de Israel. Y llevaron los demás utensilios al campamento
en las campiñas de Moab junto al Jordán enfrente de Jericó.

13 Y salieron á recibirlos fuera del campamento
Moysés y Eleazar el Sacerdote,
y todos los Príncipes de la Synagoga.

14 Y enojado Moysés
contra los Príncipes del exército, Tribunos, y Centuriones
que habian venido de la guerra,

15 Dixo : ¿ Por qué habéis reservado las mujeres ?

16 ¿No son esas, las que por sugestión de Balaam engañaron á los hijos de Israel,
y os hicieron prevaricar contra el Señor por el pecado de Phogór,
por cuya causa fue también herido el pueblo ?

17 Matad pues á
todos quantos varones hubiere, y aun
también á los niños :
y degollad las mugeres,
que en coito conocieron á hombres :

18 Mas reservaos solo las muchachas y todas las doncellas :

19 Y permaneced fuera del campamento siete dias. Quien hubiere muerto á hombre, ó
tocado al que fue muerto,
se purificará el dia tercero y el séptimo.

20 Y de toda la presa, ya fuere vestido, ya vasija,
ya alguna cosa de pieles ó de pelos de cabra,
ó de madera que pueda tener uso,
sera purificado.

21 Eleazar el Sacerdote habló también de esta manera
á los hombres del exército, que habian peleado :
-Este es el precepto de la ley, que
mandó el Señor á Moysés :

22 El oro, y la plata, y el cobre, y el hierro, y el plomo, y el estaño,

23 Y todo lo que puede pasar por las llamas, será purificado en fuego.
Mas todo aquello que no puede sufrir fuego
será santificado
con el agua de expiación :

24 Y lavareis vuestros vestidos
el dia séptimo,
y purificados entrareis después en el campamento.

25 Dixo también el Señor á Moysés :

26 -Haced un inventario de las cosas que han sido apresadas
desde el hombre hasta la bestia,
tú y Eleazar el Sacerdote y los Príncipes del pueblo :

27 Y dividirás por partes iguales el botin
entre aquellos, que pelearon, y salieron á la guerra, y
entre toda la multitud restante.

28 Y separarás una parte para el Señor
de aquellos que pelearon y se hallaron en la batalla,
de quinientas una cabeza, tanto
de hombres como de bueyes y asnos y ovejas,

29 Y la darás á Eleazar el Sacerdote, porque son las primicias del Señor.

30 Asimismo de la otra mitad de los hijos de Israel, de cada cinqüenta tomarás
una cabeza de los hombres, y de los bueyes, y de los asnos, y de las ovejas,
de todos los animales, y los darás á los Levitas, que están de
centinela en las guardias del tabernáculo del Señor.

31 Y lo hicieron Moysés, y Eleazar, como
lo había mandado el Señor.

32 Fue pues el botin,
que había tomado el exército,
de ovejas,
seiscientas y setenta y cinco mil,

33 De bueyes,
setenta y dos mil,

34 De asnos,
sesenta y un mil :

35 Personas del sexo femenino,
que no habian conocido varones,
treinta y dos mil.

36 Y fue dada la mitad á los que se habian hallado en el combate,
de ovejas,
trescientas y treinta y siete mil y quinientas :

37 De las cuales se contaron para
la porción del Señor
seiscientas y setenta y cinco ovejas.

38 Y de los treinta y seis mil bueyes,
setenta y dos bueyes :

39 De los treinta mil y quinientos asnos,
sesenta y un asnos :

40 De las diez y seis mil
almas de hombres,
tocaron para porción del Señor
treinta y dos almas.

41 Y entregó Moysés el número de las primicias del Señor á Eleazar el Sacerdote,
como le habia sido mandado.

42 De la mitad de los hijos de Israel, que habia separado
para aquellos que se hallaron en el combate.

43 Y de la otra mitad, que habían tocado al resto de la multitud, esto es,
de las trescientas treinta y siete mil y quinientas
ovejas,
44 Y de los treinta y seis mil
bueyes,
4ó Y de los treinta mil y quinientos
asnos,

46 Y de los diez y seis mil
hombres,

47 Tomó Moysés una cabeza
por cada cinqüenta, y la dio á los Levitas que estaban
de centinela en el tabernáculo del Señor, como
lo había mandado el Señor.

48 Y habiendo acudido á Moysés
los Principes del ejército, y los Tribunos y los Centuriones dixéron :

49 Nosotros tus siervos
hemos revistado el número de los combatientes, que hemos tenido baxo de nuestra mano :
y ni uno solo ha faltado.

50 Por esta causa cada uno de nosotros
ofrecemos en don al Señor el oro
que hemos podido hallar en el despojo,
periscelidas y brazaletes, anillos y manillas, y gargantillas,
para que ruegues por nosotros al Señor.

51 Y recibieron Moysés, y Eleazár el Sacerdote
todo el oro en diversas especies,

52 En peso de diez y seis mil setecientos y cinqüenta siclos,
de los Tribunos y Centuriones.

53 Porque lo que cada uno habia pillado
en el despojo,
era suyo.

54 Y habiéndolo recibido lo metieron en el tabernáculo del testimonio,
por memoria de los hijos de Israel delante del Señor.
(Notas de Scio para la correcta y ortodoxa comprension del texto:)
* Y después morirás. Esta guerra contra los Madianitas, fue la última que emprendió Moysés un mes antes de su muerte.
( El primer asesinato de Moises, antes de su vocación, fue cometido en la persona de un encargado que daba malos tratos laborales a un israelita. Temiendo castigo de las autoridades, y las murmuraciones de los israelitas que no le querían de delegado, huyó.
En su huida defendio a una madianita, hija de un sacerdote madianita, Jetro, quien, en agradecimiento, se la entrego como mujer.
El dato interesante es que el sacerdote madianita es sacerdote del Altisimo, a quien ofrece sacrificios. Fué viviendo con estos madianitas cuando recibio la llamada de Dios. )

* Ordenada por el Señor , y tomada con su auxilio por ser venganza de una injuria hecha á su magestad y gloria , cuando hicieron prevaricar a su pueblo. Menochio y Alamuf.

No sabemos en que se injurio la majestad, exactamente.
(En Numeros 25 se narra que, estando acampado Israel en Setim,
"...el pueblo fornicó con las hijas de Moab" ("fornicatus est populus cum filiabus Moab"), "la cuales las llamaron á sus sacrificios. Y ellos comieron y adoraron a los dioses de ellas. Y consagrose Israel ("initiatus est Israël") a Baal-phegor: y, airado el Señor ("iratus Dominus") dijo á Moysés:
-Toma todos los caudillos del pueblo, y cuelgalos en patibulos delante del sol ("Tolle cunctos principes populi, et suspende eos contra solem in patibulis"): para que se aparte mi saña ("furor meus") de Israel.
Y dijo Moysés á los jueces de Israel:
-Mate cada uno a sus allegados ("occidat unusquisque proximos suos") ...
...y fueon muertos 24.000 hombres".

Hasta aquí, el texto se presta a confusiones. La más llamativa es que habla de Moab, no de Madián. Más adelante aparecen madianitas, asi que Scio supone que el profeta Balaam (el que hablaba con su burra) "aconsejo que las más hemosas mujeres moabitas y madianitas compareciesen en ademan de ir a vender vituallas, o comerciar en otras cosas. Así se hizo, y muchisimos de los soldados israelitas, atraidos de la hermosura de ellas, cayeron primeramene en la fornicacion con ellas, y luego en la idolatria".
En la Biblia son frecuentes las metaforas de "fornicacion", "adulterio" y "celos de Dios" ("zelo meo"), referentes a la relacion entre Israel y Yave. Se refieren a idolatria y a dar culto a otros dioses que no son el legitimo, o a cultos incorrectos. Scio recoge en su nota otras traducciones de "initiatus-consagrose":
"Ayuntose Israel"segun Ferrar; y Vayablo traduce:"Y se caso Israel con el mismo Beelphegor".Abrazo tan estrecha y aficonadamente su culto, como si fuera un abrazo conyugal, segun Lapide."
En este caso, las combinaciones propuestas son multiples.
El mismo Moises esta casado con una madianita, y su suegro es sacerdote de su mismo Dios Altísimo entre los madianitas. Era pues, su deber dar hospitalidad al pueblo de Moises y del Altisimo. Como no conocían los detalles de la nueva Alianza, debieron incurrir en infracciones en el culto. Resultaba dificil esperar que ofrecer una fiesta para honrar a Dios y a los invitados iba a poner celoso a Dios.
Sobre la hermosura de las primas no nos dice nada el texto. Pero, como veremos, no se castigo solo a las hermosas pecadoras.)