14 enero 2009

EXEGESIS BIBLICA DE MARK TWAIN SOBRE LA GUERRA DE MADIAN

Mark Twain: "Cartas desde la Tierra": Carta XI
(De Wikisource, la biblioteca libre).

¿Quieren analizar un poco mas la moral y la disposicion y conducta de la Deidad?
Lean:

"1. Jehova hablo a Moises, diciendo:
2. Haz la venganza
de los hijos de Israel contra los madianitas; despues seras recogido a tu pueblo..."
"7. Y pelearon contra Madian,
como Jehova lo mando a Moises,
y mataron a todo varon.
8. Mataron tambien, entre los muertos de ellos, a los reyes de Madian, Evi, Requem, Zur, Hur y Reba, cinco reyes de Madian; tambien a Balaam, hijo de Beor, mataron a espada.
9. Y los hijos de Israel llevaron cautivas a todas las mujeres de los madianitas, a sus niños y todas sus bestias y todos sus ganados; y arrebataron todos sus bienes.
10. E incendiaron todas sus ciudades y aldeas y casas.
11. Y tomaron todo el despojo, y todo el botin, asi de hombres como de bestias.
12. Y trajeron a Moises y al sacerdote Eleazar, y a la congregacion de los hijos de Israel, los cautivos y el botin y los despojos al campamento, en los llanos de Moab, que estan junto al Jordan frente a Jerico.
13. Y salieron Moises y el sacerdote Eleazar y todos los principes de la congregacion, a recibirlos fuera del campamento.
14. Y se enojo Moises contra los capitanes del ejercito, contra los jefes de los millares y de centenares que volvian de la guerra.
15. Y les dijo Moises: ¿Por que habeis dejado con vida a todas las mujeres?
16. He aqui: por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehova en lo tocante a Baal-Peor, por lo que hubo mortandad en la congregacion de Jehova.
17. Matad, pues, ahora,
a todos los niños varones;
matad tambien a toda mujer
que haya conocido varon carnalmente.
18. Pero a todas las niñas

entre las mujeres,
que no hayan conocido varon,
las dejareis con vida para vosotros.
19. Y vosotros, cualquiera que haya dado muerte a persona, y cualquiera que haya tocado muerto, permanecera fuera del campamento siete dias, y os purificareis al tercer dia y al septimo, vosotros y vuestros cautivos.
Asimismo purificareis todo vestido, y toda prenda de pieles, y toda obra de pelo de cabra, y todo utensilio de madera.

21. Y el sacerdote Eleazar dijo a los hombres de guerra que venian de la guerra:
-Esta es la ordenanza de la ley que Jehova ha mandado a Moises...

25. Y Jehova hablo a Moises, diciendo:
26. Toma la cuenta del botin que se ha hecho, asi de las personas como de las bestias,
tu y el sacerdote Eleazar, y los jefes de los padres de la congregacion.
27. Y partiras por mitades el botin entre los que pelearon,
los que salieron a la guerra, y toda la congregacion.
28. Y apartaras para Jehova el tributo de los hombres de guerra que salieron a la guerra;
de quinientos, uno, asi de las personas como de los bueyes, de los asnos y de las ovejas."
"31. Hicieron Moises y el sacerdote Eleazar como Jehova mando a Moises.
32. Y fue el botin, el resto del botin que tomaron los hombres de guerra, seiscientos setenta y cinco mil ovejas,
33. Setenta y dos mil bueyes,
34. Y setenta y un mil asnos.
35. En cuanto a personas, de mujeres que no habian conocido varon,
eran por todas treinta y dos mil."
"40. Y de las personas, dieciseis mil; y de ellas el tributo para Jehova, treinta y dos personas.
41. Y dio Moises el tributo, para ofrenda elevada a Jehova, al sacerdote Eleazar, como Jehova lo mando a Moises".
"47. De la mitad, pues, para los hijos de Israel, tomo Moises uno de cada cincuenta, asi de las personas como de los animales, y los dio a los levitas, que tenian la proteccion del tabernaculo de Jehova, como Jehova lo habia mandado a Moises."
"10. Cuando te acerques a una ciudad para combatirla, le intimidaras la paz..."
"13. Luego que Jehova tu Dios la entregue en tu mano, heriras a todo varon suyo a filo de espada.
14. Solamente las mujeres y los niños y los animales, y todo lo que haya en la ciudad, todo su botin tomaras para ti; y comeras del botin de tus enemigos, los cuales Jehova tu Dios te entrego.

15. Asi haras a todas las ciudades que esten muy lejos de ti, que no sean las ciudades de estas naciones.
16. Pero de las ciudades de estos pueblos que Jehova tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejaras con vida".



La ley biblica dice: "No mataras".
El capitulo que cite les demuestra que el estatuto biblico falla una vez mas.
Segun la creencia de esta gente, fue el propio Dios quien dijo: "No mataras".
Luego esta claro que no puede respetar sus mandamientos.
El mato a toda esa gente, a todo varon.
De alguna manera habian ofendido a la Deidad.
Sabemos cual fue la ofensa, sin necesidad de investigarlo; es decir, una tonteria;
alguna pequeñez a la cual nadie mas que un Dios atribuiria importancia.
Es probable que algun madianita estuviera imitando la accion de un tal Onan a quien se le habia ordenado "penetrar a la mujer de su hermano", lo que hizo; pero en lugar de consumar,
"lo dejo caer en el suelo".
El Señor dio muerte a Onan por eso, porque el Señor no podia tolerar la falta de delicadeza.

El Señor asesino a Onan, y hasta hoy el mundo cristiano no puede entender por que se detuvo alli, en lugar de matar a todos los habitantes de trescientas millas a la redonda, ya que estos eran inocentes y, por lo tanto, eran, precisamente, los que hubiera ejecutado.
Porque esa ha sido siempre Su idea del trato justo.
Si hubiera tenido un lema, hubiese sido: "que no escape ningun inocente".

Ustedes recuerdan lo que hizo en la epoca del Diluvio.
Habia multitudes y multitudes de niños pequeños, y El sabia que nunca le habian hecho daño alguno;
pero sus parientes si, y eso era suficiente para El. Vio levantarse las aguas hasta sus labios clamorosos, aprecio el terror salvaje de sus ojos, valoro el agonico pedido en las caras de las madres, que hubieran conmovido a cualquier corazon excepto el Suyo. Pero El queria castigar particularmente a los no culpables, y ahogo a esos pobres niños.

Y recordaran ustedes que en el caso de los descendientes de Adan, todos los billones eran inocentes, ninguno de ellos tomo parte en el delito, pero Dios los considera culpables hasta hoy. Nadie se libra, excepto reconociendose culpable, y no sirve ninguna mentira menor.
Algun madianita debe haber repetido el acto de Onan, y haber traido el castigo sobre su pueblo.

"Tendras entre tus armas una pala y cuando te descargaras afuera, cavaras con ella, y cubriras tu excremento". Esta regla se hizo en los viejos tiempos porque "el Señor tu Dios anda en medio de tu campamento".
Probablemente no valga la pena tratar de averiguar, con certeza, por que fueron exterminados los madianitas. Solamente podemos estar seguros de que no fue ofensa mayor, porque en los casos de Adan, y el Diluvio nos dan un ejemplo. Un madianita pudo haber dejado su pala en casa y causado asi el problema. Sin embargo, no tiene importancia.Lo principal es el problema mismo, y la moraleja de uno u otro tipo que ofrece para instruir y elevar al cristianismo actual.

Dios escribio sobre las tablas de piedra: "No mataras". Tambien: "No cometeras adulterio". Pablo, vocero de la voz divina, aconsejo abstencion absoluta en la relacion sexual. Un gran cambio del punto de vista divino desde la epoca del incidente madianita.

La historia de la humanidad, en cualquier epoca, esta teñida en sangre, cargada de odio y manchada de crueldad; pero despues de los tiempos biblicos estos caracteristicas han tenido algun tipo de limite.
Hasta la Iglesia, que posee el credito de haber derramado mas sangre inocente que todas las guerras politicas juntas, observa el limite.
Pero noten ustedes que cuando el Señor, Dios de Cielos y Tierra, Padre

Adorado del Hombre, esta en guerra, no hay limite.
Es totalmente inmisericorde, El, a quien llaman Fuente de la Misericordia.
¡El mata, mata, mata! A todos los hombres, bestias, jovenes, niños;
tambien a todas las mujeres y niñas, excepto aquellas que no han sido desfloradas.
No hace ninguna distincion entre el inocente y el culpable. Los infantes eran inocentes, al igual que las bestias, muchos de los hombres, mujeres y niñas, pero tuvieron que sufrir con los culpables.
Lo que el insano Padre queria era sangre e infortunio; le era indiferente quien los padeciera.

El mas duro de todos los castigos se administro a personas que de ninguna manera pudieron haber merecido tan horrible suerte: treinta y dos mil virgenes. Se les palpo sus partes privadas para asegurarse de que aun poseian el himen intacto;
despues de esta humillacion se las desterro de su hogar, para ser vendidas como esclavas, la peor de las esclavitudes y la mas humillante: la esclavitud de la prostitucion, la esclavitud de la cama, para excitar el deseo y satisfacerlo con sus cuerpos; esclavas para cualquier comprador, ya fuera un caballero o un rufian sucio y basto. Fue el Padre el que infligio este castigo inmerecido y feroz a esas virgenes desposeidas y abandonadas, cuyos padres y parientes El mismo habia asesinado ante sus ojos.
¿Y mientras tanto ellas le rezaban para que las compadeciera y rescatara? Sin duda alguna.
Esas virgenes eran ganancia de guerra, botin.

El reclamo su parte y la obtuvo. ¿Para que le servian las virgenes a El? Examinen su historia posterior y lo sabran.

Sus sacerdotes tambien obtuvieron su cuota de virgenes. ¿Que uso podian hacer de las virgenes los sacerdotes? La historia privada del confesionario catolico romano puede responder esta pregunta.


No hay nada en la historia de los pueblos salvajes o civilizados que sea mas completo, mas inmisericorde y destructivo que la campaña del Padre de la Misericordia contra los madianitas.
La historia oficial no da incidentes o detalles menores, sino informaciones globales:
todas las virgenes, todos los hombres, todos los niños, todos los seres que respiran,
todas las casas, todas las ciudades; traza un amplio cuadro, que se extiende hasta donde llega la vista, de ardiente ruina y tormentosa desolacion; la imaginacion agrega una quietud desolada, un terrible silencio el silencio de la muerte.
Pero por supuesto hubo incidentes.

En 1862, los indios de Minnesota, profundamente ofendidos y traicionados por el gobierno de los Estados Unidos, se levantaron contra los colonos blancos y masacraron a todos aquellos que fueran alcanzados por su mano, sin perdonar edad ni sexo.Consideren este incidente.
Doce indios atacaron a la madrugada una granja y capturaron a la familia. Esta estaba formada por el granjero, su mujer y cuatro hijas, la menor de catorce y la mayor de dieciocho.
Crucificaron a los padres; es decir, les clavaron las manos contra la pared del salon.
Luego tendieron a las hijas en el piso, delante de sus padres, y las violaron repetidas veces. Finalmente crucificaron a las hijas en la pared opuesta a la de los padres, y les cortaron la nariz y los senos. Hubo más, pero no detallaré: hay un limite.
Hay indignidades tan atroces que la pluma no puede escribirlas.
Ahora conocen ese incidente en la masacre de Minnesota.
Les podria dar cincuenta.
Cubririan todas las diversas clases de crueldad que puede inventar el talento humano.Y ahora ya saben, por estos relatos veridicos, que sucedio bajo la direccion personal del Padre de la Misericordia en su campaña madianita. La campaña de Minnesota fue solamente el duplicado del exterminio madianita. Nada sucedio en una que no hubiera sucedido en la otra.

No, eso no es totalmente cierto.
El indigena fue mas comprensivo que el Padre de las Mercedes. No vendio a las virgenes como esclavas para atender a la lascivia de los asesinos de su familia mientras duraran sus tristes vidas; las violo y luego caritativamente hizo breves los sufrimientos siguientes, terminandolos con el precioso regalo de la muerte. Quemo algunas de las casas, pero no todas. Se llevo a las bestias inocentes, pero no les arrebato la vida.

¿Se puede esperar que este mismo Dios sin conciencia, este desposeido moral, se convierta en maestro de moral, de dulzura, de mansedumbre, de justicia, de pureza?