09 enero 2010

Unas cadenas, unos collares, una mujer que conoció varones, Dios y su Libro.

Posted by Picasa



"... Las hierbas se lamentan a mis pies,

como si yo fuera Dios,

hiriendo mis tobillos

murmuran su humildad ... "


Hay una forma tradicional de recolectar palabras cosidas que me gusta mucho.
Los collares.
Consiste en ensartar versos sueltos,
que tienen en ellos mismos significados.

Se usa en la poesia clasica arabe.
No es un trabajo meramente egoindividualista, es reconocer que la Palabra y su Trabajo es una Obra que transita y traspasa cuerpos y personas diversas.

En el ameno y claro manual de divulgación "¿Quien escribió la Biblia?", el autor (que no recuerdo ahora) proponía una forma de mantener la aceptación y el asombro de/ante la autoría divina del Libro, y la aceptacion de las evidencias de las multiples autorías psuedonimaciones reconstrucciones fabulaciones de su fabricación historica real.
Dios no habría querido usar Un autor por cada libro biblico, ni siquiera Unos hechos que hubieran pasado; Dios prefirió comunicarse a traves de una Obra que mezclaba el mito y la memoria reconstruida y la redacción continuamente corregida aumentada expandida;
manifestarse sus verdades a traves de los muchos, a traves de los errores, a traves del Trabajo de generaciones
cada una reconstruyendo y rehaciendo la Palabra, porque él es el Verbo, y el verbo se conjuga en el tiempo, en las personas y en todas esas cosas que saben los filologos y que usan los hablantes.

La foto está cojida de una pagina muy maja sobre Santa Billie, que ahora no recuerdo y que ya pondré.

La cita, de un poema de Silvia Plath, que creo recordar que es la autora de "Escritores que se drogaban", y creo recordar que me la dió a conocer el Nicho en aquel fanzine tan majo, "Suicidio Autonomo". O en su programa de Contrabanda.

La he recolectado de http://leomiau76.blogspot.com/2010/01/psiquiatra.html