05 enero 2010

Catequesis S.XX : Dios Avala el Esclavismo.

Uno de los motivos recurrentes de la apologetica escolar, sobre la superioridad etica del cristianismo comparado con el paganismo, es el referente a la abolición de la esclavitud, que suele ir anexo al de la liberación de la mujer, ambos dos extremos subordinados de la humanidad convertidos en personas dignas y libres gracias a la nueva caridad y hermandad y matrimonio.

No hace falta entretenerse en explicar que, evidentemente, ni Cristo ni sus Iglesias abolieron la esclavitud, a no ser que nos refiramos a la esclavitud del pecado.

Sí que es de señalar que la catequesis y el Magisterio justifican y avalan el Poder de Autoridades, Amos, Patronos, Padres de Familia, etc,
-aparte de en los Textos Biblicos del Antiguo y Nuevo Testamento
sobre el derecho a tener esclavos y el deber de estos de obedecer y amar a sus amos-,
en el Cuarto Mandamiento del Decalogo, ese que dice :

"Honra a tu padre y a tu madre,
como te lo ha ordenado el Señor, tu Dios,
para que vivas largo tiempo en la tierra
que el Señor, tu Dios, te dará".

Si la catequesis se detiene a desgranar, con un poco de detalle, las enseñanzas de la Iglesia sobre el Cuarto Mandamiento, como es costumbre en el genero, es muy facil que leamos las dos afirmaciones, a primera vista contradictorias :

1- Cristo y su Iglesia acabaron con la esclavitud, que era mala,

y
2- Los obreros deben obediencia, respeto y amor a sus amos,
como si fueran sus propios padres-madres
o el mismo Cristo Dios,
porque así lo exije Dios de los esclavos, predecesores de los obreros,
y así está resumido/implicito en el 4º Mandamiento del las Tablas de la Ley,
que explica que la esclavitud es buena.

...

Les voy a mostrar una bonita forma de explicar este embrollo de la bondad-maldad de la esclavitud abolida por influencia de la Iglesia, pero que dura hasta que surgen gobiernos autonomos de/anti Iglesia.

De un "Boletín de Predicación Sagrada - Sección de Catequistica" :
la " Vía Perpetua de Jerusalem
- Los Mandamientos de la Ley de Dios
expuestos en forma de platicas "

que estaba muy preocupado (Vich, 1912) por la desafección y apostasia rebelde de los obreros, endemoniados con anarquismos, terrorismos, modernismos y liberalismos igualitaristas.


" Dira alguno : ¿ Porqué
Jesucristo, los Apostoles y la misma Iglesia

no condenaron ( sino todo lo contrario ) desde luego
á los señores

y declararon libres
á los esclavos ?


Por lo común (?) todos (?) los autores ... convienen en que,

no siendo el derecho del señor absolutamente contrario al
derecho natural,

como enseña el mismo Espiritú Santo
al prescribir á los esclavos la obediencia a sus señores
en el Antiguo Testamento,

era aquel un derecho de verdadera propiedad o señorío,
pero á cuyo uso exagerado, o más bien, a dicho abuso (?) fué debida su abolición.

Siendo pues los esclavos,
á la venida de Jesucristo,
aproximadamente la mitad del genero humano,

el decreto de
su libertad
hubiera producido
un golpe mortal
al derecho de propiedad ..."


"... y el tratorno general de las naciones.


Hubiera sido, en cierta manera

la proclamación de la anarquía universal :

y el Padre celestial no envió á su Hijo á la tierra para perturbarla (?)
y destruir el mundo
sino para pacificarle, restaurarle y salvarle, como dice San Pablo.


Todos (?) convienen además que la abolición repentina ( ¿1800 años, repentina? ! )
de la esclavitud,
no solamente era imposible, sino que hubiera sido perjudicial á los mismos esclavos.

Hubiera ocasionado ... la ruína de los señores y la perdición de los esclavos.

Díganlo sinó los Estados americanos que
al dar aquel paso,
no tuvieron en cuenta
los consejos paternales de la Iglesia
y su practica en los pasados siglos.

En el Perú, p.e.,
desde que en 1853 fué abolida la esclavitud

disminuyó una mitad el censo de la población,
ó raza negra;

y muy pronto desaparecerá víctima de las enfermedades
y de sus propios vicios,
pues la mayor parte viven en
una continua borrachera ."

Este mismo argumento anti-vicio se usó contra la jornada de las 10 horas, y contra la prohibición del trabajo infantil. Yo, que soy un vicioso, como corresponde a mi posición social de esclavo asalariado temporal, prefiero vivir en una continua borrachera a trabajar y vivir como un esclavo. No se si el Misionero Apostolico preferiría trabajar como un esclavo. Son caridades que se deesean a los pobrecillos otros.

La cita de Balmes es un remate brillante :

" Duró siglos la esclavitud en medio del cristianismo ( ¿19 siglos? ),
es cierto;
pero anduvo siempre en decadencia (????),
y su duración fué solo necesaria para que el beneficio
se realizase sin violencias, sin trastornos (???????),
asegurando su universalidad (?) y su perpetua conservación ..."

Dicho esto con sus santos cojones, solo queda decir que sí, que

" ¡ Gloria pues á la Iglesia prudente y constante liberadora !

Por fin, á los que tales reparos y objecciones proponen, yo diría :

¿ con qué derecho pretende juzgar á los jueces del mundo ?

¿ quienes sois vosotros para intentar siquiera tildar la obra de los Ápostoles ? "