13 febrero 2011

La Enciclopedia Libre Universal en Español



Los madianitas eran un pueblo nómada asentado en Palestina, buenos conocedores del desierto y dedicados al comercio; los reyes de Madián venían a ser jefes tribales que mantenían alianzas entre sí controlando sus territorios.

Tras haber sido amigos del pueblo judío, a los que ayudaron durante su éxodo por la península del Sinaí, se enfrentaron a ellos por cuestiones religiosas.
Los madianitas, que eran politeistas, [ ? ] adoraban a Baal y por medio del profeta Balaam les sedujeron hacia sus creencias, pero estos [ ¿ quienes ? ] acabarían considerando el hecho como una grave ofensa y clamarían venganza; su consejo de ancianos terminaría pidiendo junto con el rey de los moabitas que Balaam maldijera a los israelitas.

Será Moisés quien aniquile a los madianitas según las Sagradas Escrituras. Organizaría una campaña de venganza por orden de Yahveh,
con un contingente de mil hombres por cada tribu de Israel (12.000 en total), en la cual
los poblados madianitas serían arrasados,
incendiadas sus viviendas,
expoliado su patrimonio,
requisado su ganado
y muertos
todos sus habitantes,




... únicamente sobrevivirían
premeditadamente
las vírgenes
a este genocidio, en número de 32.000, que serían
repartidas entre los vencedores
....





... como el resto del botín
(675.000 ovejas, 72.000 bueyes y 61.000 asnos).

Además de a sus cinco reyes —Evi, Requem, Zur, Hur y Reba— y al propio Balaam, mataron a las mujeres que no fueran vírgenes, así como a todos los varones, hombres
y niños,
a los que asesinaron
cruelmente;

lo cual supondría el final para la existencia de este pueblo.

La coexistencia de cinco reyes se supone que corresponde a las cinco líneas de los respectivos cinco hijos —Efá, Éfer, Hanok, Abidá y Eldaá— de
Madián, el patriarca de esta nación, a su vez cuarto de los seis hijos que tuvo
Abraham de su concubina Quetura
y a quienes mandó Abraham antes de su muerte a Oriente,
para alejarlos de los hijos de sus otras esposas.

Sin embargo, parece ser que no debió ser tan eficaz el exterminio como en el libro de los Números del Antiguo Testamento se describe, puesto que en el de Jueces vuelve a citarse un conflicto armado de los madianitas con Israel.

Teniendo lugar a finales del siglo XII adC, no resultaría posible una recuperación de ese calado en tan pocas generaciones, pues contaban ahora los madianitas con un poderoso ejército y dos reyes, Zeba y Zalmunna.
Hostigaron durante siete años a los israelitas, destruyendo sus cosechas y obligándoles a refugiarse en cuevas debido a sus ataques.

Su dominio finalizaría por la intervención de Gedeón, tras el llamado
"Día de Madián", aproximadamente el 1100 adC,
donde murieron 120.000 hombres del ejército madianita y, posteriormente, continuaría aniquilando a sus dos reyes y otros 15.000 soldados.